Gran Premio Somos Patrimonio a la Documentación de Experiencias

La vereda Chicoral, del corregimiento de Bitaco, municipio de La Cumbre (Valle del Cauca, Colombia), es el lugar en el que este grupo de música campesina muestra cómo ha diseñado una estrategia que, en sus palabras, puede educar y brindar conocimiento sobre aquellos alimentos que hacen parte de su postura de defensa de la soberanía alimentaria y muestra la preparación de recetas de la tradición culinaria no valoradas comúnmente, con el fin de promover formas alternativas de aprovechar los productos cultivados en el campo.

 

El grupo musical campesino Campo y Sabor, de la ciudad de Cali, Valle del Cauca, está conformado por campesinos apasionados por la música. En 2002 surgió en ellos la iniciativa de componer canciones sobre la producción agrícola, que pudieran inscribirse en la filosofía de la seguridad o soberanía alimentaria, para garantizar, mediante los modelos de agricultura basados en el aprovechamiento sustentable de sus propias fincas, la comida tanto de animales como de las propias familias campesinas.

Campo y Sabor produce canciones que conjugan ciertos aspectos de la botánica con los saberes ancestrales culinarios del campo, lo cual supone un valor agregado en el ejercicio de rescatar y afianzar el sentido de pertenencia de este importante patrimonio cultural.

La producción de comida, tanto de origen vegetal como animal, ha sido el destino natural de este grupo de líderes campesinos, cuyas obras tocan los sabores, sin olvidar que ellas satisfacen los demás sentidos, por eso se podría decir, sin exagerar, que todos los sabores vienen del campo.

Su origen

El Instituto Mayor Campesino de Buga, IMCA, que trabajaba en ese enfoque e investigaba recetas culinarias con productos genéticos no valorados, y conocedor del propósito educativo y botánico del grupo musical Campo y Sabor, organizó una degustación en las calles de Buga para que el público conociera los sabores perdidos de la cocina tradicional campesina como el chachafruto, cidra, bore, arracacha, y zapallo, entre otros, con el apoyo de la Oficina de Gestión Empresarial Sostenible (GES) de la CVC.

El IMCA realizó con cierta periodicidad estas degustaciones y también la creación de espacios de recuperación e intercambio de semillas nativas para la conservación de la agrobiodiversidad y la alimentación, con campesinos “custodios de semillas” que tuvieran el conocimiento tradicional y la iniciativa para su rescate, conservación y propagación. Fue así como Campo y Sabor se volvió el grupo “oficial” de aquellos espacios y su trabajo comenzó a ser conocido en otros eventos realizados en los departamentos colombianos de Valle del Cauca, Cauca, Quindío, Huila y Antioquia.

¿Qué hace?

Además de su música y promover la parranda campesina, Campo y Sabor realiza talleres de recetas culinarias en espacios de participación cultural campesina y trabaja para salvaguardar el patrimonio gastronómico del campo.

De este modo, promueve e incentiva procesos de aprendizaje alrededor de la conservación del patrimonio cultural culinario del campo, a través de la música popular campesina como una fuente de motivación, valoración y apropiación del saber gastronómico que, según su experiencia, se ha perdido paulatinamente, y cuya recuperación y de alguna manera puede ayudar a resolver problemas de seguridad alimentaria, nutrición, abastecimiento y calidad de vida.

Su metodología

La botánica es el primer recurso académico que está presente en esta experiencia de desarrollo comunitario, y su incorporación en la música facilita el aprendizaje de manera didáctica y sencilla, así como contempla algunos aspectos de la investigación etnográfica:

  1. Creación de espacios de participación comunitaria para visibilizar aspectos culturales como la alimentación y costumbres culinarias.
  2. Obtención de información de institutos y organizaciones de investigación agropecuaria y ambiental que velan por la seguridad alimentaria.
  3. Análisis de la realidad gastronómica e información obtenida a través de entrevistas y contacto directo con la comunidad campesina.
  4. Realización de talleres que atienden la importancia de la seguridad alimentaria, el abastecimiento, la nutrición y la preparación de recetas tradicionales con productos del campo.
  5. Formación de campesinos para formar campesinos, es decir, educar a los miembros de las comunidades que tengan características especiales como iniciativa y liderazgo para que el conocimiento y las herramientas obtenidas sean transmitidas a otros miembros.

Carácter innovador de la propuesta

El repertorio musical del grupo campesino Campo y Sabor es el único en el mundo. La combinación de la composición de música tradicional campesina con métodos etnográficos e investigaciones botánicas ha permitido el levantamiento de información tradicional. La música campesina proviene de la región Andina colombiana. En palabras de estos músicos, tiene mucho sabor y facilita la comprensión e incorporación de los contenidos, porque su raíz proviene de la misma cultura.

Gran Premio Somos Patrimonio a la Documentación de Experiencias

Nombre: Grupo musical campesino Campo y Sabor
País: Colombia
Gestores: Grupo Musical Campesino Campo y Sabor
Lugar: Cali, departamento del Valle del Cauca
Conozca más de esta experiencia aquí.