Jurados: Johnny Guerreros Burgoa (Bolivia), Juan Luis Isaza (Colombia), Javier Salazar (Costa Rica), Magdalena Ixquiactap (Guatemala) y Catharine Good (México)

Ver y Descargar Publicación

Sabores de nuestro saber es una “degustación” de las tradiciones culturales de Iberoamérica sobre cómo sembrar, cultivar, cosechar, conservar y cocinar  alimentos que representan diferentes formas de interpretar el mundo. Las cocinas tradicionales nos han mostrado, una vez más, la importancia de la protección de la diversidad, de cuidar las particularidades de cada plato y receta pues es allí donde se hacen tangibles tradiciones, saberes y formas específicas de transformación del entorno. Es desde ese espacio común, las cocinas, desde donde se pueden saborear, oler y degustar las infinitas posibilidades de la creatividad humana.

Con el objetivo de hacer visibles estos sabores y saberes, la VIII Edición del Premio se dedicó a visibilizar las experiencias de apropiación social del patrimonio, que promueven el desarrollo comunitario. Es así, como entre el 1 de agosto y el 8 de noviembre de 2013, con el auspicio del Ministerio de Cultura de Colombia y el apoyo de la sede en Bogotá de LaSalle College International, la convocatoria se difundió en todos los países de Iberoamérica. En total, se postularon 37 experiencias provenientes de Argentina, Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador y México, de las cuales 31 cumplieron con los parámetros propuestos en la convocatoria. Tras la selección inicial, los libros, documentos, videos, fotos y registros de las propuestas participantes fueron enviados a un jurado internacional, conformado por representantes de los Ministerios de Cultura de Bolivia (Johnny Guerreros Burgoa), Colombia (Juan Luis Isaza), Costa Rica (Javier Salazar), Guatemala (Magdalena Ixquiactap) y México (Catharine Good). Este selecto grupo de jurados se reunión en Bogotá, el 12 de diciembre de 2013, para premiar las categorías de Documentación e Investigación y declarar desierta la categoría de Tesis de Maestría o Doctorado.

La decisión del jurado del VIII Premio Somos Patrimonio, Sabores de nuestro saber, así como una buena parte de las experiencias participantes en esta convocatoria, nos confirmó una realidad sobre el patrimonio cultural que, aunque no es del todo novedosa, sigue sorprendiendo: este representa para las comunidades, de la manera más pragmática y a la vez más vital, sus formas de habitar el mundo y su sobrevivencia.

Expertos internacionales del patrimonio culinario anunciaron los ganadores del VIII Premio Somos Patrimonio, Sabores de nuestro saber

Con la presencia del encargado de Negocios de la Embajada de México, David Simón Figueras, y cinco expertos en patrimonio culinario de Iberoamérica, la Organización del Convenio Andrés Bello anunció las experiencias ganadoras del VIII Premio Somos Patrimonio, Sabores de nuestro saber, en sus categorías.

Durante los tres meses de convocatoria se recibieron 31 experiencias culinarias de Argentina, Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador y México. Comunidades indígenas, afrodescendientes, chefs, estudiantes de secundaria, antropólogos, miembros de la academia y de organismos de gobierno hicieron llegar libros, documentos, videos, fotos y registros que corroboran la diversidad de la cocina de estos pueblos, cada uno dando a conocer sus iniciativas para salvaguardar plantas originarias, recetas, técnicas de conservación y mezclas que componen la riqueza de los alimentos que son prueba de la interculturalidad y el patrimonio cultural de la región.

La convocatoria de Sabores de nuestro saber se hizo posible gracias al auspicio del Ministerio de Cultura de Colombia y contó con una nutrida participación de México, país invitado de honor para esta versión. Es así como se recibieron investigaciones que propenden promover el jitomate, los hábitos alimenticios de estados poco visibilizados en este campo como Sonora, la región campechana e incluso abordan la revisión de textos antiguos que buscan recuperar saberes de las prácticas culinarias del Distrito Federal.

También se recogieron experiencias de recetas tradicionales como el ajiaco ancestral muisca, el fufú de plátano cubano, el dulce de camote cristalizado mexicano, el casabe y aderezos amazónicos. Se conoció el calendario tradicional de la comunidad Murui, del Amazonas, y los esfuerzos de las mujeres indígenas de Tarapacá y de las comunidades campesinas que idearon estrategias para mantener vivos sus saberes.

La ardua y difícil labor de seleccionar a los ganadores estuvo a cargo del jurado internacional designado por los Ministros de Cultura o de la cartera correspondiente en cada país participante: Johnny Guerreros Burgoa (Bolivia), Javier Salazar (Costa Rica), Magdalena Ixquiactap (Guatemala), Catharine Good (México) y Juan Luis Isaza (Colombia).

Los miembros del jurado del Vlll Premio CAB Somos Patrimonio, tras considerar los criterios establecidos en la convocatoria decidieron premiar las categorías de Documentación e Investigación y declarar desierta la categoría de Tesis de Maestría o Doctorado, debido a la ausencia de propuestas.